El único que tiene bonificaciones es el contrato de formación. Desde que se aprobara el Real Decreto-Ley 28/2018, de 28 de diciembre, el contrato de formación se queda solo en la categoría de bonificados. Antes lo acompañaban otros como el contrato en prácticas o el contrato indefinido de apoyo a emprendedores, entre otros.

Una cuota más pequeña a la Seguridad Socialbonificaciones contrato de formación

Ahora, solo el contrato de formación beneficia al empresario con reducciones de las cuotas a la seguridad social. En concreto, aquellas empresas que tengan hasta 250 trabajadores, pagarán a la Seguridad Social por ellos 0 euros, en definitiva, la reducción es del 100%.

En el caso de que las empresas tengan más de esos 250 empleados, siguen disfrutando de reducciones a la seguridad social, pero en un porcentaje menor, en concreto, un 75%. En 2019 la cifra que la empresa pagaría por un trabajador en contrato de formación sería 27,35 euros al mes.

A la reducción se suman bonificaciones por tutorización

Para disfrutarlas solo hay que designar un tutor laboral en la empresa. Esto es simplemente la figura de un trabajador cuya formación esté relacionada con el certificado de profesionalidad de la persona que se incorpore con contrato de formación. El tutor laboral será un nexo con el tutor designado por Audiolís y coordinará y ayudará al alumno en su camino.

Hacer esto supone para la empresa la bonificación de hasta 80 euros al mes si hay menos de cinco trabajadores en la empresa y de 60 euros si hay más.

¡Y los incentivos por conversión a indefinido!

Y la cosa no se queda ahí. Cuando la empresa decide continuar con el trabajador tras finalizar su contrato de formación y lo convierte a indefinido tendrá una bonificación de hasta 1.800 euros al año durante tres cuando sea una mujer y 1.500 en las mismas condiciones para los hombres.

Sí, al contrato de formación la palabra único le queda de maravilla.

Otros artículos de interés

Si te resulta interesante este artículo ¡No olvides compartirlo!